Roscón de Reyes: Historia y tradición en Valladolid

En la mayoría de países el 1 de enero se pone fin a las fiestas navideñas, sin embargo en España nos queda por vivir una de las noches más mágicas del año para los niños, la noche de reyes. Un día en el que no puede faltar el dulce más deseado y esperado de la navidad, el Roscón de Reyes. Un exquisito bollo que acompaña al estómago con la llegada de sus majestades de oriente cargados de regalos cada 6 de enero.

El roscón de reyes es uno de los bollos más ricos de la repostería española. Posee un sabor inconfundible a agua de azahar y está decorado con frutas escarchadas. Además de sólo, es un dulce que se puede comer relleno, generalmente de nata, crema o trufa.

Este manjar esconde otro secreto, o dos, y es que dentro se esconde una sorpresa y un haba, que designará quién es coronado rey, y a quién le tocará pagar el roscón.

En Valladolid existen muchos sitios donde adquirir un roscón de reyes y hemos de decir que no todos son iguales. Deberemos decantarnos sobre comprar algo artesanal o industrial, pero también si gastarnos un poco más o menos en este afamado dulce.

Historia del Roscón

Para encontrar los primeros vestigios del roscón de reyes debemos remontarnos hasta el siglo 2 A.C cuando por el solsticio de invierno se celebraban las fiestas saturnales. Eran unas fiestas paganas en honor a Saturno, Dios de la agricultura. En ellas los esclavos tenían unos días de descanso en los que elaboraban una torta dulce con miel, dátiles, higos y frutos secos.

Ya en el siglo 2 D.C se incluyó el haba dentro de la torta que era símbolo de fortuna y fertilidad para el que le tocase. Con el tiempo estas celebraciones fueron desapareciendo pero no esta torta que fue adquiriendo la forma de roscón que tiene en la actualidad.

Existen documentos del siglo XII donde en el Reino de Navarra se designaba al niño que encontraba el haba, el Rey de la Faba como símbolo de suerte. Será ya en el siglo XVIII cuando el cocinero del Rey Luis XV de Francia incluya dentro una moneda de oro relegando así al haba a la mala fortuna.

En España será el Rey Felipe V el que incluya esta tradición de la moneda dentro del roscón. Tras una época en la que este preciado dulce casi cae en el olvido a mediados del siglo XIX se recupera con fuerza en nuestro país ya en la noche de reyes como lo seguimos comiendo hoy. Además desde España se ha ido extendiendo esta tradición a otros países hispanos como México, o a nuestros vecinos de Portugal y Francia.

roscón e reyes de cundo
Roscón de Reyes de Cundo

El Roscón de Reyes en Valladolid

El Roscón de Reyes en Valladolid se puede adquirir desde centros comerciales a precios de 6€ los más industriales, a 40€ en las confiterías artesanales de la ciudad.

¿Qué estamos comiendo en un roscón de reyes de 6€? ¿Es necesario gastarse 40€ en un roscón de reyes?

Desde Ocio Valladolid te hacemos varias recomendaciones. La primera es que te decantes entre lo artesanal o lo industrial.

Si te decantas por un roscón industrial tampoco todos son iguales, te recomendamos que leas bien las etiquetas y sus ingredientes. La mayoría de estos roscones poseen un nivel de grasas saturadas poco recomendables, extra de azúcares, y natas vegetales para que se mantengan firmes y su caducidad sea mayor. Además es importante observar el tipo de aditivos que incluyen, ya que algunos tienen hasta 15 o 20.

Según la OCU los mejores roscones de reyes industriales son los de Eroski, El Corte Inglés y Día. Por el contrario los peores valorados por la OCU son los de LIDL, Aldi, Carrefour y Mercadona.

Roscón de Reyes de LIDL

Dentro de los roscones artesanales también hay diferencias y no solo en el precio. En términos generales los roscones artesanales siempre van a ser más saludables que los industriales. En Valladolid son muchas las pastelerías que realizan este dulce de manera exquisita.

Entre los mejores valorados por los consumidores encontramos el Roscón de Reyes de Cundo elaborado de manera artesanal, con buenas materias primas, nata fresca, sin aditivos, y a un precio asumible para la mayoría de los bolsillos. El Roscón de Cundo es nuestro número 1 en relación calidad-precio.

Otro de los roscones más afamados y sabrosos es el de Leovigildo Fernández realizados en Villabañez. Elaboran cada año hasta 2000 roscones con mimo, algo a destacar en un pueblo de apenas 500 habitantes.

Tampoco podemos olvidar a algunas de las confiterías más reconocidas de la ciudad, como Maro Vallés o Belaria. Aunque el precio es superior al de otros establecimientos, también te llevarás a casa un roscón artesano y de calidad. Algo que si te lo puedes permitir la noche de reyes lo merece.

Roscón de reyes de Maro Valles
Roscón de Reyes de Maro Valles

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *