Tapear en Valladolid: Tour gastronómico guiado por el casco antiguo

Tapear en Valladolid es toda una delicia para nuestros sentidos. ¿O acaso no sabías que la ciudad también es conocida como la ’capital de la tapa’? Sede de los concursos nacionales de la tapa y el pincho, Valladolid se ha hecho un hueco importante entre los que les gusta disfrutar de un tapeo elaborado.

El centro de la ciudad cuenta con una amplia variedad de bares y restaurantes que ofrecen distintas propuestas. El olfato se agudiza al recorrer las calles del casco histórico a ciertas horas del día. Los fogones de las cocinas trabajan sin parar para enamorar los paladares de ciudadanos y visitantes. Y más de uno presume en su carta con reconocidos premios a sus tapas en los distintos concursos nacionales que acoge la ciudad cada año.

Sin embargo, con tanta oferta no es fácil decidirse por uno u otro bar para tapear en Valladolid. Una indecisión que hace que muchas veces los visitantes pierdan el tiempo buscando el mejor sitio, recorriendo calles para volver al primer bar. Para que sea más sencillo y la única preocupación sea disfrutar, lo mejor hoy en día es participar en un tour gastronómico guiado. Un tour de tapas por Valladolid que seduce a los paladares más exigentes.

Por eso, si vas a visitar Valladolid y quieres además, deleitarte con sus propuestas culinarias en pequeño formato, lo mejor es unirte al grupo. Puedes hacerlo a la hora del vermú, comenzando sobre la una de la tarde o disfrutar de un picoteo a partir de las ocho. Cualquiera de las dos opciones es buena, es cuestión de gustos y prioridades.

Un recorrido de lo más apetitoso e interesante en el que durante más de dos horas, se disfruta del buen comer y el buen beber. Tapear en Valladolid  disfrutando de una buena charla con un guía que descubrirá los secretos culinarios del casco histórico. Además, de sus cinco denominaciones de origen de vino.

El tour de tapas de Valladolid es apropiado para todas las edades. No obstante, para los niños de menos de tres años es gratis, aunque no se les incluye ni bebida ni comida. Para el resto de participantes el coste de la visita gastronómica es de 25 euros, incluyendo cinco tapas y una bebida a elegir en cada parada.

Sin duda, un buen plan que aúna historia, tradición, gastronomía… todo ello regado con un buen caldo de la tierra.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *